«Déme» o deme, por favor…o las dudas tíldicas del español

febrero 15, 2011 § 3 comentarios

La lengua española presume de tener un esquema de tildación muy lógico y claro. Sin embargo cuando uno escarba un poco se da cuenta de que las cosas no son tan claras como parece.

El problema fundamental es que se usa la tilde para demasiadas cosas a la vez y eso nunca es bueno. [Es como cuando usamos las llamadas perdidas para avisar de diferentes cosas… al final viene la confusión] Hagamos un pequeño repaso de los usos de la tilde:

  1. Señalar la sílaba tónica (excepto en monosílabos): cántaro
  2. Indicar que se rompe un diptongo (no siempre puede cumplir esa función, ya que está supeditado a la condición anterior): burguesía
  3. Diferenciar palabras, fundamentalmente monosílabos y polisílabos que pueden realizar diferentes funciones. (Diacrítico): (bebida)/te (pronombre)
  4. Dejar rastros del origen de la palabra (adverbios terminados en mente): fácilmente
  5. [Al final ;-)]

La palabra «de» es un monosílabo y puede confundirse. Así que es un candidato idóneo para utilizar la tilde diacrítica. Por una parte puede ser una preposición, forma más usada, así que no la marcamos con la tilde, y por otra una forma verbal del verbo dar, que sí vamos a tildar.

Hasta ahí todo parece perfecto. ¿Pero qué pasa cuando le añadimos un pronombre «enclítico»[Que se liga con el vocablo precedente, formando con él una sola palabra(DRAE)]?

Surge la duda… ¿se mantiene la tilde aplicando la regla 4? ¿se elimina el criterio 3, es decir «lo desnudamos» y le quitamos la tilde porque ya no hay problemas de confusión?¿Aplicamos las reglas ortográficas de 1?

Problemas para el hablante. La solución RAE de 1.999 es eliminar la tilde, así que lo correcto sería dese,dele,deme… en vez de «dése»,»déle»,»déme»… pero nunca se sabe si habrá algún cambio de criterio que permita pillar con el paso cambiado al hablante…

Para colmo, hay una quinta opción un tanto fantasma, que ha resultado opcional hasta la última revisión ortográfica, en la que se ha suprimido a pesar de las críticas.

  1. En un monosílabo, si hay un diptongo, se pone tilde en la vocal fuerte, si es la tónica y además  se entiende que, aunque ortográficamente haya un diptongo, fonéticamente no lo hay.

Parece una norma distante pero es la que permite poner tilde a truhán o guión, ya que se admitían las dos formas. Pero si ponemos tilde a guión para indicar que en realidad son dos sílabas gui-ón… ¿cómo lo podríamos indicar en reguión? Ya veis, problemas de usar un mismo símbolo para tantas cosas…

Parece ser que ha reinado la cordura, algunos académicos no están de acuerdo con la medida, y se ha eliminado esta quinta opción.

En mi caso particular, supongo que tengo una mente traviesa, el poner tilde a la forma verbal dé, me origina una irremediable tendencia a tildar da y deis, así que primero las tildo y luego las destildo.

Etiquetado:

§ 3 respuestas a «Déme» o deme, por favor…o las dudas tíldicas del español

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo «Déme» o deme, por favor…o las dudas tíldicas del español en Ideas Molineras a medio guisar.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: